martes, 21 de mayo de 2013

EL POLLO BARRANQUILLERO GRABA CON EL ‘REY DEL MERECUMBÉ’ Por: Fausto Pérez Villarreal*

Este 18 de mayo   se cumplen 61 años  en que Nelson Pinedo   grabó sus primeros éxitos con la Sonora Matancera, por tal motivo presentamos en Facequilla Barranquilla Bicentenaria un  articulo relacionado de fausto Pérez Villareal.
‘El Pollo Barranquillero’, en su época de esplendor en La Habana, meses antes de grabar con la orquesta de Pacho Galán. La historia comenzó a redactarse en las postrimerías de la década de los 40. Además de ser uno de los trompetistas de mayor renombre de nuestro país, Pacho Galán sobresalía por sus excepcionales cualidades como arreglista y director orquestal.

No en vano había sido escogido para reemplazar al maestro Guido Perla, en la dirección de la celebrada orquesta Atlántico Jazz Band. Precisamente, al frente de esa prodigiosa agrupación, el soledeño tuvo la oportunidad de conocer y vincular como cantante a un joven rebolero de fina estampa, piel clara, cabello negro y levísimo bigote, que soñaba despierto con llegar a una estancia cercana donde reposan los astros del firmamento.
La fama, la gloria y el reconocimiento universal constituían sus máximas ambiciones en la vida. Nos referimos, por supuesto, a Napoleón Pinedo Fedullo, Nelson Pinedo, quien, con el devenir de los años, habría de transformarse en la figura emblemática del canto tropical de Colombia.
Muchos años antes de inscribir su nombre en la selecta lista de intérpretes que desfilaron por la legendaria Sonora Matancera, y de hacer carrera en el afamado centro nocturno La Casbah, de Bogotá, con la orquesta de Antonio María Peñaloza, Nelson se fogueó con Pacho Galán. Juntos animaron las populares ‘Empanadas Bailables’ del hotel El Prado.

“Mi postgrado musical lo hice con Peñaloza en Bogotá, pero mi carrera universitaria la adelanté con Pacho, en Barranquilla. Pacho era un sabio en la materia”, me confesó Pinedo hace cuatro semanas en Caracas, durante una entrevista que me concedió para el libro sobre su vida que en la actualidad prepara la editorial La Iguana Ciega.
Con la Atlántico Jazz Band, entonces conducida por Pacho Galán, Nelson tenía un repertorio que incluía temas en inglés. Además del Hotel El Prado, actuaban en Pradomar y en los estudios de Emisora Atlántico. “El inglés lo dominaba gracias a un curso intensivo que adelanté por correspondencia. En esa época cantaba temas del trombonista Glenn Miller, de Frank Sinatra, Perry Como, Benny Goodman y Bing Crosby. Uno de mis temas predilectos era ‘Beguín the Beguín’. A la gente le fascinaba mi dicción”, me dijo Pinedo.
El pentagrama de Nelson también incluía porros, mapalés, cumbias, boleros y muchos otros géneros. Los otros cantantes de la Atlántico Jazz Band eran el guarachero Gilberto Castilla ‘Castillita’ y el bolerista Jaime García.
El tiempo transcurrió. Nelson Pinedo grabó su primera canción en los estudios de Ondas del Lago, de Maracaibo, con la agrupación de los hermanos Rodríguez Moreno; vivió casi dos años en Bogotá, tiempo en el que alternó con el maestro Antonio María Peñaloza en La Casbah, y con Don Américo y sus Caribes y Alex Tovar, en los estudios de la Emisora Nuevo Mundo. Luego emprende rumbo hacia La Habana, en busca de la consagración definitiva.

La Sonora Matancera le permitió a Pinedo descollar y brillar con luz propia junto a luminarias de renombre. Así mismo, Nelson se permitió el lujo, en 1956, de perpetuar su voz en los acetatos en cuatro plenas con el acompañamiento del Combo de Cortijo, con ‘El Sonero Mayor’, Ismael Rivera, en los coros. Ese mismo año, de acuerdo con Pacho Galán, el rey del merecumbé —libro escrito por Adlai Stevenson Samper —, arrancó, en pleno, la racha exitosa de Pacho Galán y su orquesta con las grabaciones realizadas para la empresa fonográfica Tropical de Barranquilla.

En febrero de 1958, dos años después de que Nelson grabara en San Juan Puerto Rico, para el sello Seeco, con Cortijo y su Combo los temas ‘Micaela’, ‘El pilón de Tomasa’(escuchar canción), ‘Zumbador’ y ‘Lola la coquetera’, se reencuentra con Pacho Galán luego de varios años sin verse.
Por esas coincidencias de la vida, el encuentro tuvo lugar en Caracas. Nelson, reconocido ya como ‘El Pollo Barranquillero’, había viajado desde La Habana con Celia Cruz y Carlos Argentino, acompañados por la Sonora, con el propósito de animar las fiestas carnestoléndicas. La Sonora y sus cantantes regresaron a Cuba, a excepción de Nelson, que se quedó descansando en Caracas. Días atrás, ‘El Pollo Barranquillero’, —aún no le decían ‘El Almirante del ritmo’—, había grabado el que sería su último número con la Matancera: el bolero ‘Eres el motivo’, de Rogelio Martínez. La capital de Venezuela no se había recuperado de la sacudida provocada por el movimiento cívico militar que el 23 de enero de ese 1958 había derrocado el gobierno del dictador tachirense Marcos Pérez Jiménez, entronizado en el poder desde 1952.
“No sigo más con la Sonora”, le dijo Nelson a Pacho. “A partir de ahora canto con quien sea y donde sea”. A su vez Pacho, a quien ya identificaban como ‘El Rey del Merecumbé’, le confesó: “El empresario que nos trajo acá nos estafó. Estamos sin plata y necesitamos reunir, por lo menos, el valor de los pasajes de regreso por tierra. Como medio de rebusque nos hemos inventado la grabación de un disco. Para ello he contado con la solidaridad de Víctor Pérez y Víctor Piñero. Ellos reforzarán a nuestros cantantes Tomasito Rodríguez, Orlando Contreras y Emilia Valencia”.

De izq. a der., Silvestre Méndez, Willie Rosario y Nelson Pinedo.
La foto esta dedicada a Willie Rosario y fue firmada por Silvestre Méndez;
pertenece a la colección de Jaime Jaramillo.

El trompetista Armando Galán Gravini, hijo del maestro Pacho, y testigo de aquella experiencia, relata: “El empresario que nos llevó a Caracas resultó ser un vivaracho. Después de nuestro toque en el Club Militar se fugó sin pagarnos. Como estábamos sin cinco, a mi padre se le ocurrió grabar un disco para reunir el dinero, a fin de llevarnos de regreso a Colombia. El disco ‘Sácame del lío’, grabado en el sello Discomoda, contó con el concurso de los cantantes venezolanos Víctor Pérez y Víctor Piñero. El primero había sido vocalista de la Billo´s Caracas Boys y de la Orquesta de Luis Alfonso Larraín. Colaboró con nosotros grabando ‘Atlántico’, tema instrumental de Víctor Vargas”. Víctor Piñero, que había grabado con la Sonora Matancera, cantó ‘El mochilón’, de Efraín Orozco, y ‘Mi barquito marinero’, de Juan Bautista Galán.

El tema de Víctor Pérez y los dos de Víctor Piñero aparecieron en el famoso long play del desvare, de Discomoda de Venezuela, titulado ‘A bailar merecumbé con Pacho Galán’. Otras piezas que figuraron en el trabajo discográfico fueron ‘Pajarillo caraqueño’, ‘Báilala así’, ‘Acércate a mí’, ‘Noches de Caracas’ y seis temas más.
En la grabación también participaron el arjonero Tomasito Rodríguez y los cartageneros Orlando Contreras y Emilia Valencia. Después de terminar el ‘elepé’ ‘Sácame del lío’, Nelson grabó con el maestro Pacho seis canciones: ‘Si volvieras’ (César Costa); ‘A mi tierra’ (Nelson Pinedo); ‘El hijo de Pedro Arrieta’ (DRA); ‘¡Ay! Muñeca’ (Orlando ‘Cartagena’ Contreras) y ‘Dame tu cariño’ y ‘Ven mi vidita’, de Pacho Galán.
“La imagen que conservo de aquel Nelson del 58 es la de un hombre bueno, divertido, con un chorro de voz dulce y guapachoso” —me dijo Armando Galán Gravini—. “No empleó mucho tiempo para montar sus temas. Tenía mucha cancha”. Las seis canciones cantadas por Pinedo figuraron en el long play ‘El chipichipi’, que se completó con seis temas que ‘El Pollo Barranquillero’ grabó con la Sonora Caracas.
“Fue una experiencia grata y vivificante”, señala Nelson sobre esa grabación, que hoy es exhibida como una joya invaluable por los pocos coleccionistas de música que la poseen

*http://www.musicalafrolatino.com/pagina_nueva_22.htm

1 comentario: