miércoles, 22 de junio de 2016

Nuestro Poder transformador como Educadores I / TEODORO PEREZ P.

martes, 17 de febrero de 2015

Festival de Orquestas 2015 Magno Concierto de Rubén Blades, un llamado a la conciencia Latinoamericana

Inicio estas breves notas reconociendo que no soy un experto en el conocimiento de la salsa, el guaguancó o el son montuno, solo soy un amante de estos géneros y manifestaciones musicales que mantienen la unidad y la identidad  en la diversidad cultural del ser latinoamericano. Por eso permítanme hacer mis apreciaciones del magno concierto de Rubén Blades en el festival de orquestas 2015
Evidentemente un concierto pedagógico, autobiográfico y un profundo llamado a la conciencia latinoamericana para creer que se puede, ¡¡¡Claro que se puede!!! Luchar por hacer un mundo mejor o como lo dijera en esta noche estelar Rubén Blades: “Debo dejar este mundo, mejor de cómo  lo encontré”
Con una entrada sinfónica las primeras canciones: Plástico y Decisiones, un llamado sobre todo a la juventud que deja entrever que el reconocimiento de la verdad de nuestra realidad, esta   en el primer orden para el cambio social, ciertamente vivimos un mundo de fascinación y de mentira que no nos permite ver nuestras potencialidades, por seguir viéndonos representados en esquemas ajenos a nuestra realidad. Requerimos una segunda oportunidad en el concierto de las naciones, en que la urdimbre del tejido de nuestra democracia nos permita convivir en las más diversas tendencias políticas, sin violentarnos y con la prevalencia del estado social de derecho.
Rubén hizo referencia a una anécdota sobre un libro que le obsequiara autografiado Gabriel García Márquez en el año de 1980, quien se lo envió con un amigo, pero este no lo pudo localizar en Nueva York. Hoy  la noticia más grata para El, en Barranquilla fue recibir el libro, afirmando que gabo aún nos está regalando lo más preciado de su obra. Seguidamente  como un homenaje a nuestro nobel interpreta la canción: “Ojos de perro azul”
 Una canción providencial y profunda: El Padre Antonio y El Monaguillo, dedicada al padre Arnulfo Romero, asesinado frente a su feligresía en El salvador, asolado por una cruel guerra civil en los años `80s. Y se me viene a la memoria este acontecimiento que escuche por la radio  en un avance informativo en el billar de mi viejo, en un perdido y olvidado pueblo de las sabanas de Sucre.  Evocando estos acontecimientos Rubén Blades interpreta: “Prohibido Olvidar” para no seguir cometiendo los mismos errores del pasado en esta tragicomedia que llamamos historia
Entre las canciones favoritas del público barranquillero interpreto: Amor y control, con un coro infinito éntre los asistentes
Y así, entre canciones y relatos, sin caer en una apología insulsa, hizo a alusión a la vida  de entrañables amigos como Héctor Lavoe con la canción “el cantante” y José Feliciano: “Yo puedo vivir del amor”.  En fin, me quito el sombrero ante este Personaje de la Música latinoamericana, fue un mensaje directo a la conciencia latinoamericana para fortalecer nuestros lazos de amistad y crecer dejando de lado prejuicios culturales, étnicos, socioeconómicos, políticos. Una invitación a creer que se puede, pero, Prohibido olvidar.
Ruben Blades, El cantante y Cristina Felfle Fernández De Castro la Soberana de nuestros carnavales 2015

sábado, 17 de mayo de 2014

Contralorías Escolares promoverán sentido de pertenencia en Comunidad Educativa


En el marco de un nutrido evento que contó con la participación de representantes de 150 instituciones educativas distritales, se realizó el pasado 30 de abril en el Teatro Amira De La Rosa  el lanzamiento del Programa de Contralorías Escolares, que conforme a lo establecido en el Acuerdo No. 0030 de 2013 expedido por el Concejo de Barranquilla, está orientado a promover el buen uso de los recursos y bienes públicos de las instituciones educativas oficiales, como mecanismo de promoción y fortalecimiento del control social en la gestión educativa y espacio de participación de los estudiantes. 
Estudiantes participantes de Nuestra Institución Educativa Distrital Los Laureles
La doctora Karen Abudinen Abuchaibe, alcaldesa (e), consideró fundamental que se trabaje en el fortalecimiento del control social y en la creación de una cultura de respeto por el adecuado uso de los recursos y bienes públicos, desde las bases formativas que se imparten en la escuela, lo cual redundará en beneficio del cuidado y sostenibilidad de las importantes inversiones en infraestructura, dotación y tecnología que se han realizado durante los últimos dos años en el Distrito. De igual manera, celebró que este Programa  permitirá a los estudiantes barranquilleros conocer de cerca la naturaleza y el alcance de las funciones de la Contraloría, evidenciando la importancia de esta entidad en el panorama institucional de nuestra sociedad.
José Luis Franco Laverde, auditor delegado para la vigilancia de la gestión fiscal de la Auditoría General de la República, destacó que la gran convocatoria generada por el Programa de Contralores Escolares, demuestra de manera contundente el gran compromiso de Barranquilla y las autoridades distritales con el buen desarrollo de la gestión pública.
Doctor Ernesto Ariza Consuegra,  Contralor Distrital de Barranquilla
Con respecto a las funciones de los contralores escolares, el doctor Ernesto Ariza Consuegra, Contralor Distrital de Barranquilla, señaló que serán los veedores de todos los proyectos y obras que se ejecuten en las diferentes instituciones educativas, no solo a nivel de infraestructura, sino también en materia de fondos de servicio educativo, restaurantes y tiendas escolares, proyectos ambientales y recreativos. Enfatizó que gracias a esta iniciativa, se promueve una cultura del control fiscal que permitirá velar para que la gestión y los resultados de la inversión pública satisfagan los objetivos previstos.
Los jóvenes interesados en participar del Programa en calidad de contralores escolares, deberán reunir los siguientes requisitos:
* Ser estudiante matriculado en la Institución Educativa y estar cursando el grado décimo.
* Ser un estudiante destacado a nivel académico y disciplinario.
* Presentar plan de trabajo a desarrollar como contralor escolar.
Cantante de Champeta Young F 
Las entidades y dependencias encargadas del desarrollo de esta importante iniciativa de participación ciudadana en los colegios son: la Secretaría de Educación Distrital, Oficina de Participación Ciudadana de la Contraloría Distrital de Barranquilla, Secretaría Distrital de Cultura, Patrimonio y Turismo, así como todas las Instituciones Educativas del Distrito de Barranquilla.
Ahora bien, la implementación de la contraloría escolar debe contar con herramientas o instrumentos que permitan darle el rigor y  eficacia en la comunidad educativa para que su labor sea visible y transparente para generar una ética de la participación responsable en el control de lo público en las instituciones educativas, entre estos proponemos:
ü  Foros o encuentros de contralores escolares entre las diferentes instituciones educativas  con el acompañamiento de la Personería y Contraloría del distrito, para evidenciar las experiencias significativas que al respecto se presenten.
ü  Institucionalizar  periódicamente (anual) la rendición de cuentas de los proyectos de inversión establecidos en los Planes de mejoramiento de la institución educativa.
ü  Conformar veedurías escolares permanentes que acompañen la labor en las  funciones de los Contralores Escolares
La efectividad de esta  propuesta propiciara una ética en la vida escolar que se trasladará a las instituciones del estado, donde la transparencia en el uso de los recursos públicos se convierta en el eje de los principios fundamentales de las relaciones entre el Estado y la Sociedad Civil.
Este evento amenizado por el cantante de champeta Young F y la participación de un grupo de teatro de una institución Educativa de la ciudad con la Obra: “Alegoría a los Contralores Escolares” Mas adelante le compartiremos algunos detalles del grupo de teatro. Aquí le compartimos “Alegoría a los Contralores Escolares"



jueves, 15 de mayo de 2014

En el día del Maestro: DIEZ CONDICIONES DEL BUEN EDUCADOR Por: Luis Felipe Palencia Caratt


Luis Felipe Palencia Caratt, rector fundador durante 26 años del Colegio Oficial de Bachillerato Marco Fidel Suárez, de Barranquilla. 


1. Es lógico que el buen educador debe ser un profesional de la educación, bien remunerado y atendido moral y socialmente por quienes comprendan aquel principio estatal del Presidente Argentino Domingo Faustino Sarmiento: "Educar es gobernar".
No es verdad que, cualquiera persona, sin mística alguna en la docencia  o función de enseñar le llame genéricamente educador.


2.  Educar no es taponar la mente de manera mecánica de conocimientos varios, sino despertar en el educando hábitos de aprender y saber más allá de lo que recibe en la enseñanza. El termino Educar, tal como ha sido estudiado por los etimólogos se deriva del verbo latino "exducare", que significa afuera o hacer brotar. En sentido amplio más allá de lo etimológico, tiene la equivalencia de "un proceso de dentro hacia fuera". O incorporación "que va de fuera hacia dentro". Con la idea implícita de desarrollo.
3. la enseñanza está comprendida dentro de la educación, es cierto, aunque existen claras diferencias, educar es más que enseñar. Y educador es más que profesor.
4. Si los abogados dicen en sus preceptos, que el derecho se aprende profesionalmente ejerciéndolo, el profesor se hace educador en el proceso de aprendizaje, cuando  en sus educandos produce destrezas que originan cambios para transformarse  y transformar
5. Debe comprenderse bien que la instrucción, información o simple enseñanza, no es la finalidad de la educación, la verdadera educación es la que enseña a estudiar, a no derrochar el tiempo libre, la que entrena al educando para la reflexión, el juicio, el análisis y la valoración de lo aprendido. Es la que se sirve de los medios  laborales y proporciona conciencia del mundo “en que vive, trabaja y lucha"
6. limitarse al aspecto puramente repetitivo de preguntas y respuestas o a la pedagogía los test, pruebas o exámenes mecánicos, es un error de la enseñanza como mera instrucción, porque lo primordial, lo fructífero es la educación integral y permanente que es útil y laboriosa, que no descarta la información y las habilidades, pero que le interesa más que todo educar, vale decir, capacitar al estudiante para orientar su vida y coadyuvarla al mejoramiento de los demás en la solución social de los problemas.
7. lo importante en la educación no es dictar, informar, llenar  a la ligera la mente del educando de nociones de ciencia, almacenar la memoria de conocimientos abstractos, sino formar, estructurar, lograr  mecanismos para alcanzar los conocimientos que le van a servir en la vida.  Adiestrarlo en los rigores del estudio y conseguir que la inteligencia  de la persona discente sea un poderoso instrumento creativo en el desarrollo de la personalidad  productiva.
Educar es lo ambicionable en el proceso de la enseñanza. No se debe malgastar las horas solamente en resumir, esquematizar,  memorizar, reproducir,  sin ninguna inquietud que refleje esfuerzo  y novedad, porque ello equivale  a la cultura recitadora y repetidora que tanto restringe y delimita toda actitud original de pensar y crear.
8. Educar es realizarse y realizar, enseñar o instruir, no es estar llegando, es llegar y destacarse allí. No es estar aspirando a una meta, sino aspirar a otras metas y a las diversas metas que nos presenta la vida.
9.  Todo educador es un profesor, es de entenderse, pero todo profesor, no es un educador, un maestro, guía, un servidor público, un hacedor de conciencia y un forjador de patria nueva, con la más elevada concepción de la vida, del mundo y de las cosas.
10.  El Educador no necesita ostentar mucha rimbombancia  académica. Le interesa por encima de  todo, trabajar sin pobreza de ánimo, sin amargura, estimular el interés, encauzar el trabajo del estudiante, enseñarlo a pensar por cuenta propia, a leer mucho,  consultar y redactar resúmenes, ampliar conocimientos adquiridos y convencerse en los estudios, que lo más importante no es pasar de un grado a otro, ganar el año o el semestre sino también saber y adquirir la destreza de seguir sabiendo.
Todo educador responsable y honesto en su misión de enseñar y formar, podrá decir a satisfacción como en los versos de Rabindranath Tagore:
Yo dormía y
Soñaba 
que la vida
era alegría.
Desperté y vi
Que la vida
Era servicio,
Serví
Y vi
Que el servicio
Era alegría
La alegría de formar
enseñando las generaciones
del porvenir, 
diríamos nosotros.
Inicialmente  conocido como  Colegio del Barrio La Magdalena, el Rector Luis Felipe 
Palencia Caratt planteó cambiar el nombre y propuso darle el del Ilustre escritor, 
humanista y expresidente de la República "Marco Fidel Suárez".

Breve Reseña Biográfica:
Luis Felipe Palencia Caratt, especialista del lenguaje y la gramática, educador, ensayista de la historia y destacado intelectual barranquillero.
Ampliamente conocido, a través de la columna ‘Periodismo Idiomático’, que desde este diario mantuvo durante muchos años, publicó con el mismo nombre un libro que circuló en varias ediciones, entre ellas con el sello Ediciones Uniautónoma, el cual se convirtió en texto de consulta en universidades del país, especialmente en los programas y facultades de idiomas, comunicación social y periodismo.
Con estudios universitarios de humanidades en la capital de la República, fue rector fundador durante 26 años del Colegio Oficial de Bachillerato Marco Fidel Suárez, de Barranquilla. Profesor y miembro del Instituto de investigaciones de la Universidad Simón Bolívar, corrector de estilo y panelista en congresos nacionales.
Recibió distinciones del Ministerio de Educación Nacional “por sus servicios prestados a la educación colombiana” y Honoris Causa en Humanidades de la Universidad Simón Bolívar por sus publicaciones lingüísticas.
falleció el pasado 12 de Enero de 2012 a los 95 años de Edad, en una clínica de la ciudad, tras permanecer varios días en una unidad de cuidados intensivos.

Bibliografía: 
Notas Publicadas en la Columna "Periodismo Idiomático" del Maestro Luis Felipe Palencia Caratt, y la reseña biográfica en la edición del 12 de Enero de 2012. Diario El Heraldo de Barranquilla




martes, 22 de abril de 2014

HOMENAJE INMEMORIAM: A 22 años de la partida de Lucho Bermúdez, su obra sigue siendo el referente de músicos jóvenes y parte vital de una identidad colombiana.


El maestro Luis Eduardo Bermúdez, más conocido como Lucho Bermúdez, fue compositor, arreglista, director e interprete, convirtiéndose en el músico más representativo e insigne de Colombia en el siglo XX. Cinco generaciones de colombianos y latinoamericanos han cantado y bailado sus temas. Su música es la influencia del sonido de las grandes bandas de jazz sobre los ritmos tropicales del Caribe colombiano como el bolero, la cumbia, el porro y el merecumbé.
Casa donde nació el maestro Lucho Bermúdez, en el Carmen de Bolivar

El inicio

A los 4 años de edad comenzó a estudiar el flautín bajo la batuta de su tío, el maestro José María Montes. Vivió en El Carmen de Bolívar hasta los 9 años y se mudó a Santa Marta, en donde a los 11 años ingresó a la banda militar. Allí aprendió a tocar el trombón, la trompeta y el saxofón, pero se inclinó por la flauta y el clarinete. Ademas se inició como arreglista y compositor de marchas militares y algunos valses como Lágrimas de una madre. Dirigió bandas en Chiruguaná, Mompós, Aracataca, El Banco y otras poblaciones de la región.
Iglesia Santo Domingo de Mompox, Bolívar

Su carrera orquestal y la escena internacional
Luego de 18 años de permanencia en Santa Marta viajó a Cartagena, donde dirigió la Orquesta A Número 1, del maestro José Pianeta Pitalúa, pionera en el estilo jazz band. En 1936 fue el director musical de la orquesta de Emisoras Fuentes y se vinculó a Radio Cartagena, colaborando con los primeros discos que se grabaron en Colombia. En 1939, fundó la Orquesta del Caribe y realizó su primera grabación con temas como Marbella, Cartagenerita, Joselito Carnaval y Borrachera.

Imprenta donde se editó el periódico “Ecos de la Montaña” donde realizo  algunos trabajos la familia del Maestro Lucho Bermúdez

En 1944, viajó a Bogotá para la inauguración del Club Nocturno Metropolitano, vistiendo de gala la música costeña y logrando que fuera aceptada en el interior del país. Allí difundió su música en varias emisoras capitalinas, amenizando en vivo programas radiales.

En 1946 salió por primera vez del país a Buenos Aires, Argentina, en compañía de Matilde Díaz, la voz que le dió un estilo y una identidad propia a su música. Conformó una orquesta de 22 músicos (entre ellos el maestro Eugenio Nóbile y Eduardo Armani) y grabó alrededor de 60 temas en la casa disquera RCA Víctor. Desde allí su obra empezó a ser difundida a otros países de América Latina, como Cuba, México y Perú.

Después de varios meses de viajes y grabaciones regresó a Bogotá y presentó en sociedad a la Orquesta de Lucho Bermúdez, el 15 de julio de 1947, en el Hotel Granada, iniciando una intensa agenda de presentaciones, giras y grabaciones que durarían toda su vida.

En 1948 se radicó en Medellín durante 15 años, donde trabajó de planta en el Hotel Nutibara, en el Club Campestre y como director artístico musical de la emisora La Voz de Antioquia. La capital antioqueña se convirtió en la sede discográfica mas importante del país y allí grabó el tema Salsipuedes que lo convirtió en un auténtico ídolo-
Embajador musical
En 1950, se trasladó a México, donde conoció y trabajó con músicos como Benny Moré, Dámaso Pérez Prado y Tito Rodríguez y grabó alrededor de 80 discos. En 1951 viajó a Cuba, por invitación de Ernesto Lecuona, donde trabajó y grabó por más de seis meses con agrupaciones como La Sonora Matancera, La Billo’s Caracas Boys y Los Melódicos, entre otros. También realizó presentaciones en las principales ciudades de Estados Unidos como Nueva York, Los Angeles, Miami, San Francisco, Las Vegas y Washington. También fue invitado a Venezuela, Costa Rica y Ecuador. Posteriormente regresó a Bogotá donde trabajaría con su orquesta hasta el 23 de abril de 1994, fecha de su muerte.

Su legado
El maestro Lucho Bermúdez compuso alrededor de 1000 temas, entre ellos porros, cumbias, gaitas, fandangos, mapalés, paseos, merengues, torbellinos, pasillos, joropos, bossa novas, tangos, mambos, chirivicos, chachachás, salsas, guarachas, joropos y jalaítos, demostrando su versatilidad para incorporarse en los diferentes géneros. Además inventó nuevos ritmos como el tumbasón y el patacumbia. Los mejores artistas y orquestas han interpretado su música como: Hugo Romani, Leo Marini. Gregorio Barrios, Bienvenido Granda, Jaime Llano González, Leonor González Mina, Carmiña Gallo, la Sonora Matancera, Benny Moré, Pacho Galán, Juanes, Tego Calderón, La Billo’s Caracas Boys, Los Melódicos y Tito Rodríguez, entre otros.

La Orquesta de Lucho Bermúdez aún continúa presentándose con gran éxito en escenarios nacionales e internacionales, siendo la de más permanencia en Colombia. Su hija Patricia Bermúdez es clarinetista y directora de la orquesta y además representante de la Fundación Tierra Querida encaminada a divulgar el legado del Maestro Lucho Bermúdez.

El pasado sábado de Gloria, abril 20 de 2014 visitamos la casa del Maestro Lucho Bermúdez, en el Carmen De Bolívar y compartimos con su sobrina Katia Fernández Bermúdez, al preguntársele  el recuerdo de más impacto y emoción  que más conserva en su memoria de la vida del maestro nos dijo lo siguiente. 

webgrafia: http://musica.about.com/od/artistas_cumbia/a/Lucho-Bermudez.htm



martes, 15 de abril de 2014

Saludar o no saludar Por Alberto Assa

  
Incisiva y profunda convicción del maestro Alberto Assa, en el papel fundamental que juega la educación en los procesos de socialización humana, en una época en que amparados en resultados justificamos de muchas maneras el no saludar. La mayoría de los trastornos adictivos (drogas, internet, modas, entre otros) que vivimos son productos de la soledad en la que se halla inmerso el ser humano, cuidamos nuestro metro y medio de existencia como única forma de seguridad y nos aislamos de los demás. He ahí la esencia de saludar y poner en comunicación las emociones humanas, todo se produce en la interacción que le da sentido a la vida, una sonrisa, un saludo se convierte en esa magia que te hace pensar lo valiosa que es la vida.

 Una Antigua alumna, excelente educadora, me pregunta con cierta angustia: ¿Qué Hago, profe, cuando noto que alguien con quien trabajo todos los días en el mismo colegio, al verme no me saluda? Hace como que no ve y pasa de largo sin querer saludarme. –Mi respuesta es: salúdale aunque no te salude. -¿Y qué hago si en un concierto o una función de teatro, un señor, a quien aprecio mucho por su inteligencia y cultura, baja la cabeza precisamente cuando yo me apresto a saludarle? Mi respuesta es: Haz como si te imaginaras que no te vio y salúdale con tanta mayor amabilidad –pero es que otras personas me aconsejan lo contrario. Dicen que no debo saludar a quien no quiera saludarme. –Si ya sé. Así piensa la mayoría de la gente. Lo cual no significa que tengan razón. – con o sin razón, de unos u otros, yo sigo desconcertada. -Mira mi hija: en cierta época, cuando yo aún vivía en un pequeño apartamento de un edificio situado en la calle Medellín, entre las carreras Líbano y Olaya Herrera, me encontraba casi todos los días, en el ascensor, con un caballero de alta estatura y fornida estampa. Con su cara siempre seria y sus venerables canas me imponía respeto, yo me apresuraba a saludarlo primero. Al ver que no correspondía a mi gesto cortés, repetía el saludo dos veces. Tres veces. Hasta cuatro o cinco veces, en el mismo ascensor. Y también en la calle. Durante meses ninguna reacción. Hasta que por fin, una tarde, me dio la mano y me felicitó por mi perseverancia en querer saludarle. A él, que no solía saludar nunca a nadie. Por “principio”… -que cosas más extrañas, profe! Hay casos más extraños aun. Cuando yo veo que una persona conocida me evita el camino, dobla precipitadamente una esquina, o tuerce hacia la derecha cuando yo voy por la izquierda, o bien aplasta sus narices contra los vidrios de un escaparate o de una vitrina, en el preciso  momento en que ya puedo ver los pelillos que le cubren la nuca, entonces hago todo lo posible para darle la cara. Si está cerca le doy enseguida un golpecito en el hombro. Si se aleja con rapidez corro velozmente detrás de él hasta alcanzarle y brindarle un ¡Hola! Sonriente y amistoso. Recibiendo a cambio una sonrisa perpleja…-pero ¿no se da cuenta, profe, de que esta cruel clase de saludo forzados es más bien un castigo? –No para mí, sino para quienes tratan de simular que no se percatan de mi cercanía. Y mienten. – ¿Y si alguien que usted persigue con su saludo  no deseado, revira violentamente, le insulta y rechaza toda posibilidad de saludo? –Entonces, mi niña, hay que seguir saludándole, cada vez más amablemente. Quizás  con el tiempo logre civilizarse, humanizarse…Yo creía que los saludos tenían fines más nobles e implicaban buena disposición mutua. Y no esa especie de guerra que usted parece preconizar. –No siempre es como tú te imaginas todo eso. Los saludos sirven para muchas cosas, muy distintas entre sí. Así para convivencia como para la separación. Y hasta para el amor…Al respecto te propongo que leas y medites este fragmento de una carta de Rainer María Rilke: “…ese progreso…transformará de modo radical la vida amorosa, ahora llena de errores, y la convertirá en una relación tal, que se entenderá de ser humano a ser humano, y no de varón a hembra. Este amor más humano, que se consumara con delicadeza y dulzuras infinitas –Imperando luz y bondad así en el unirse como en el desligarse-, se asemejará al que vamos preparando entre luchas y penosos esfuerzos; el amor que consista en que dos soledades se protejan, se deslinden y se saludan mutuamente…”

Y Ahora bien, otra vez de viaje, saludos a Barranquilla. A mis lectores. A mis amigos. Y también a mis enemigos. Sobre todo a mis enemigos.


Columna El Rincón de Casandra, publicada en 1984 En “El Heraldo”

sábado, 26 de octubre de 2013

Los Fantasmas de Barranquilla.

La “guaca” del tesoro de Morgan
El caso del “Paraíso” y de la “Floresta”

En Barranquilla los fantasmas no asustan. Divierten
Por Alfredo de la Espriella
Motiva esta crónica, una que salió en “El Tiempo” relacionada con el fantasma del “Palacio Liévano” en plena “Plaza de Bolívar” y de muy antigua casta capitalina desde los tiempos de los virreyes.  Y se me ocurrió también contarles algo parecido con los fantasmas que rondan todavía por aquí, Barranquilla ciudad nueva, sin antecedentes coloniales, ni mucho menos de gente rica que enterraba su plata, cuando aquella costumbre era propia de la avaricia de los  terratenientes y falta de confianza, además, que reinaba en la época cuando no habían bancos ni cajas fuertes, en las había que asegurar la bonanza. Barranquilla, pues no tenía por qué tener fantasmas de los que dicen que salen cuando hay plata enterrada, y porque por designios divinos están pagándolos avaros una pena en el otro mundo.
Las casas nuestras de paja y bahareque, aun las del material y calicanto cuales eran las propiedades de personas de más holgados beneficios no han tenido nunca ambiente propicio para estos espantos que han sido bastante explotados por la fantasía, ya de novelistas y hasta espectáculos líricos como el “Fantasma de la Opera” las obras de Gastón Leroux y las clásicas de la serie de “Phantomas”   que el cine mudo primero, y después el parlante, explotaran hasta decir no más.
 En Cartagena, Mompóx, Santa marta, Popayán y Bogotá por supuesto si abundan aquellas casonas, aun las hay todavía, y siguen algunas conservando y explotando la orgía de los seres del otro mundo que asustan y cuentan, quienes han tenido el privilegio de sentirlos y verlos que, de que existen, existen. Lo que todavía no se ha podido confirmar es, que buscan o que pretenden porque que se sepa los fantasmas no hablan y se manifiestan de maneras muy diferentes: en sombras fugaces, en resplandores muy tenues, o por medio de ruidos y otros extraños fenómenos, de conducta ¡abracadabra! … ¡Qué miedo!

Por ejemplo, en Barranquilla, en la quinta de “El Paraíso” de Don Ramón Jímeno, donde vivió mucho tiempo la familia Bermúdez Lavalle – parientes muy cercanos míos – me contaba mi prima Maura que ya se había acostumbrado a las muecas, digámoslo así que le hacia el fantasma rondador que salía con relativa frecuencia. La primera vez que empezó  a sentir los caprichos de espíritu errante fue que de pronto, la luz que había apagado al acostarse se la prendían o viceversa. Le preguntaba a su mamá y ella ni siquiera estaba cerca del cuarto. Otras, veía una sombra y hasta una persona atravesar de la cocina al patio, pero nunca recibo ningún mensaje, ni siquiera le indico un sitio donde dijera que hay estaba el entierro, ¡Espíritu burlón!...
Mucho bien que les hubiera hecho el fantasma del “Paraíso” a mis parientes diciéndole donde estaba la guaca. Lo cierto fue, después   ocuparon la casa otros propietarios y termino en una bomba, que no sabemos si se le ha aparecido el muerto o definitivamente el alma se fue a los infiernos.
 La iglesia católica ha bendecido algunas casas donde se especulan con estos cuentos que llaman de velorio. En todo caso hay otros dos sitios que siempre se ha dicho que los fantasmas rondan todavía. Uno es el de “El Castillo de Salgar” y otro el de la “Pensión Inglesa” y vamos por parte a contarles este chisme del otro mundo.
"Castillo" de Salgar

En aquel tiempo, donde hoy se levanta, el recientemente recuperado, el edificio de la primitiva, Aduana de Sabanilla, allá por los años de 1850, se comentaba que salía un muerto. Cuando el Doctor Julio Enrique Blanco, siendo director de educación en 1941 dispuso recuperar aquella antigua edificación para convertirla en una gran sede social para los empleados del Departamento, y tuvieran así oportunidades de disfrutar  vacaciones y paseos a Salgar cuyo “Mar Grande” era todo un espectáculo, el arquitecto que empezó todos los trabajos le comento una vez que el celador decía que el habitante del tal “castillo” estaba furioso porque le estaban desbaratando su laberinto y no lo dejaban tranquilo; hasta el punto que renunció porque por las noches la gazapera del tal fantasma no lo dejaba dormir.
Se estrenó con gran pompa el “castillo” pero, mientras, estaban trabajando los cimientos y acondicionando el terreno, varias personas - espiritistas entre muchos otras – evocaron a través de una sibila local el espíritu del pirata Morgan, Pues, se decía que el tesoro que nunca ha aparecido, del famoso bucanero, lo había enterrado en algún lugar de la loma de San Antonio y esa era la razón por la cual estaba penando el alma del pirata.
Hicieron toda clase de excavaciones, incluyendo hasta dinamita para volar rocas impertinentes. El fantasma no le dio la gana de señalarles donde estaban sus riquezas enterradas. Ocurrió por cierto una tragedia a uno de ellos. Se  asustaron. Pensando que sería una maldición de esa anima en pena y el castillo se abrió al público y el fantasma por algún tiempo no volvió a molestar, se pensó que alguien había descubierto el “entierro”.
El negocio del castillo oficial fracaso. El fantasma volvió a aparecer después de la tremenda desgracia que causó aquel mar de leva de 1951 cuando se llevo medio pueblo incluyendo aquella casa de Julio Enrique donde funcionaba el colegio “Gabriela Mistral” y “La Escuela del  Mar”. La gente empezó a comentar que murmullos son de chismografía popular que donde hay entierros, el sitio termina contagiado de un fucú espantoso. Lo cierto es que todos los negocios que estorban la paciencia de Morgan, si el fantasma es de él, los maldice con su extraño sortilegio. Tal, como el castillo de Marroquín en Bogotá.
EL JARDIN AGUILA, construido por el arquitecto cubano Manuel Carrera, en la década de los años 50. Estaba localizado en el crucero de la Avenida Olaya-Herrera y la Calle Dividivi 

El otro caso también insólito el de la “Pensión Inglesa” de la Señora Catalina Hoaré de Meek – personaje muy distinguido y apreciado en la ciudad-, pues, fue dueña de una de las más elegantes y acogedoras pensiones de fines de siglo XIX y principio del siglo XX. Al morir el propietario de “La Floresta” la residencia del ilustre ingeniero cubano Francisco Javier Cisneros, resolvió ella adquirir el inmueble y trasladar su negocio de la calle San Blas a la calle “Dividivi” también conocida como de Murillo  Toro  y por donde, además pasaba la línea del tranvía de mulas. Varios años fue esta “Pensión Inglesa” centro hospitalario y grato al turismo internacional. Hasta que un día aciago, amaneció la Sra. Meek,  principios de la década de los años ´30s asesinada espectacularmente. Ahorcada contra los barrotes de la cama y sin mediar razón alguna para acabar con la vida de una mujer tan digna de su raza y costumbres, querida y respetada, repetimos admirada y cristiana cual pocas.
El crimen conmovió a Barranquilla, primera vez en la historia de esta ciudad que ocurría tragedia semejante, sin pistas ni rastros, termino la investigación dejando el interrogante, de porque la mataron y quien por supuesto había cometido semejante crimen.
Portada del Libro digital: El Crimen de la Pensión Inglesa
de José Nieto Ibáñez
Pasaron los años, la Cervecería de Barranquilla y Bolívar S.A. Compró el lote, tumbó la casa que era un joya y construyo el “Jardín Águila”. Primer cabaret que estrenaba la vida nocturna de barranquilla. Mucho éxito al principio, mucho fracaso después. Quienes fueron celadores del mismo empezaron a inquietarse porque también rondaba por los predios un fantasma en periódicas apariciones. Después de una ruina del “Águila” la empresa acondicionó toda la manzana para que se disfrutara de la “zona rosa” como identifican ahora, la  cual se llamo “La Checa”. Pregúntenle a quienes la ocuparon si todos los negocios que allí abrieron no fracasaron o tuvieron serios inconvenientes; y si alguno de ellos no tuvo oportunidad de ver el fantasma de la Sra. Meek merodeando  por el lugar…
Banco de la República 

 Al fin lo adquirió el Banco de la República y levantó su colosal edificio, noticias tengo de muchos celadores y guardias nocturnos han sentido, y visto el mismo fantasma de marra rondando por los pasillos. Historietas de aparecidos, pues que hay que contarlas como chismes de parroquia y dejar que los fantasmas se diviertan a sus anchas. Por lo pronto estos dos últimos no han dado pendoladas de indicarle, a nadie donde se halla el sitio donde tienen escondida su guaca. El que tenga la suerte de hallarla se pondrá las botas, y el fantasma, de acuerdo con las respetables creencias cristiana dejará de penar y entraría después de purgar su pena al sitio que el altísimo le haya destinado, para que descanse en paz.
   Y si el fantasma le permite descubrir al Banco el tesoro, pues, bienvenido porque el Banco también esta penando. Y en Barranquilla los fantasmas no asustan. Divierten.

Crónica publicada en el Diario El Heraldo: Imagen Temporal de Barranquilla, Alfredo de La Espriella, el 1° de Agosto de 2004

http://www.bubok.es/libros/19428/el-crimen-de-la-pension-inglesa/